Torneros de la Valdería

El primer portal del Valle del Eria

ad

Boda en las castañales

Si en el presente se narra la historia y si el pasado la configura y si tal configuración es posible recordar, de todo ello es posible concluir, que si no se ha vivido no resulta creíble. Ustedes dirán, si la historia que les voy a relatar responde a lo realmente sucedido o es fruto de la imaginación de su autora.

Centrémonos, León, La Bañeza, Torneros. Corrían los años 60, más cerca de los 70, nuestros protagonistas son la totalidad de los alumnos/as-niños/as, o como luego se verá no tan “niños/as”, de la escuela pública, no existía en esa época la variedad de centros escolares que hoy en día, es decir, públicos, privados, concertados, todo el mundo iba a la escuela.

La educación que se impartía, a parte de historia, geografía, matemáticas, lengua, literatura….., no incluía, educación sexual, por lo que era preciso recibirla en horas “extra escolares”. Nuestros protagonistas, aplicándose en grado sumo, eran mentes privilegiadas, deformadas, eso sí, pero privilegiadas.

En este tema tan espinoso, que todo el mundo tenía en mente y del que nadie hablaba, resulta evidente que los primeros pasos se dan con el “me gusta fulanito/a”, por supuesto que tales manifestaciones se realizaban por sexos, nunca por parejas. El medio de comunicación, no existían los móviles, ni el correo electrónico, era la “bola de papel”, lanzada con precisión y maestría o bien entregada en mano por un correo de absoluta confianza, hacia el objeto de deseo, más valía que así fuese pues un lanzamiento equivocado o una entrega defectuosa podría acarrear serios problemas de insoluble solución.

El curso escolar avanza, los alumnos/as han tenido tiempo de fijar sus objetivos amorosos y se hace necesario el “toque de atención”, bola de papel, lanzamiento, entrega en mano, contacto en definitiva. Una vez que todas las fases del proceso de acercamiento se han llevado a buen término y como nuestros protagonistas, tal y como se ha indicado, dotados de mentes privilegiadas pero deformadas, resuelven que resulta imprescindible, para no contravenir la moral imperante, pasar por “vicaría” y regularizar la situación y por lo tanto organizan la boda de la pareja más estable del momento, con unas cuantas “bolas de papel”, bien lanzadas y recepcionadas, pues no se había producido su devolución, el noviazgo había concluido y no era preciso dilatar el ansiado momento.

El reparto de papeles no planteó ningún problema, la pareja de contrayentes Socorro y Avelino, los padrinos Ludy, la que también tenia sus más y sus menos en cuanto a lanzamientos de bolas de papel se refiere , y Noé, a estos dos últimos cierta pelusilla respecto de los contrayentes y finalmente el cura Miguel Ángel , que generaba en aquel entonces atracción fatal entre la sección femenina de Torneros.

Como todo evento que se precie preciso de un plan para ser llevado a cabo, el por que de este plan obedece al sigilo con que los participantes tenían que obrar. Se trataba de un matrimonio secreto, aun cuando el lugar escogido para su celebración fuese un paraje, mas bien concebido para un aquelarre, como es Las Castañales.

Los alumnos no participes directos en la boda fueron los invitados, recibiendo la invitación verbalmente en una “asamblea” convocada la efecto en la hora del recreo. Aun cuando la autora de esta historia no quiera asumir ningún papel de protagonista, es lo cierto que fue, sino la promotora una de las principales cabecillas junto con el gallito del pueblo (Miguel Ángel).

Esencial en toda boda que se precie es el traje que lucirán los novios y padrinos y en este aspecto se puede decir que los diseños fueron exclusivos. La novia lucia el primoroso traje de su primera comunión lo que da a entender el desarrollo pisofisico de la misma. El novio lucia el denominado traje clásico de los domingos. La madrina engalanada, llamaba la atención por los zapatos de tacón “tomados en préstamo de uso” de su madre. Especial atención merece el atuendo que lucia el Cura por cuanto que le fue confeccionada para la ocasión un conjunto de sotana y casulla de importación, por cortesía de Piensos Biona (el obispado de Astorga nunca mostró beneplácito con estilo tan innovador).

No hay boda sin banquete y aquí si se plantearon serios problemas a la hora de elegir el menú de degustación, optándose por productos de la tierra u un único plato LA TORRAXA y Tarta nupcial. ¿Como y donde obtener los ingredientes?, cada uno de los participes tenia que procurar que en su casa no echaran en falta los chorizos y la cecina que hábilmente sustraían, pues estos son los productos con los que se confeccionaría el menú.Igualmente fue preciso recolectar las Moras silvestres para la confección de la Tarta Nupcial.

Llegados los contrayentes , padrinos y cura se celebra con gran solemnidad y emoción contenida el enlace. Concluido este fue preciso encontrar dos piedras planas para ponerlas al sol a calentar y cocinar la Torraxa, proceso que no deja de tener su arte, pues requiere en primer termino que las piedras estén lo suficientemente calientes para que colocados sobre una de ellas los chorizos y la cecina sean tapados con la otra piedra y con el calor de ambas freír el embutido. Proceso complejo resulta igualmente la elaboración de la Tarta Nupcial: siguiendose los mismos pasos que anteriormente se han relatado para la elaboración del primer plato, existiendo un reparto equitativo mediante pajas de trigo de la porción de moras que a cada uno de los invitados le correspondía.

Cantando una vez finalizado tan fastuoso y opíparo banquete:

Quítense los platos
y los tenedores
que están satisfechos
todos los señores
Todos los señores…

Los novios una vez concluida la boda fueron acompañados por sus padrinos e invitados por la parte alta de las Castañales hasta el cementerio, eludiendo de esta manera miradas curiosas y nada amistosas de los vecinos y familiares, siendo amenizada esta marcha nupcial con canciones populares entre las que destaca la que dice:

La madrina es una rosa
y el padrino es un clavel
la novia es un espejo
y el novio se mira en él.

El Señor Cura como fin de fiesta se desplazo a Rosinos donde tenia guardados para la ocasión dos cohetes, que hizo explosionar desde el cementerio. La imprudencia del Señor cura condujo al desastre la celebración pues la hasta entonces secreta boda paso a ser de conocimiento publico con graves perjuicios físicos para todos los participes.

Enterados los padres de lo llevado a cabo por sus hijos tomaron las medidas disciplinarias que consideraron oportunas, así la madrina aun recuerda el calor de sus nalgas tras haber sido estas azotadas amorosamente por su madre.

Al ida siguiente cuando retornaron todos/as los alumnos/as a la escuela Doña Benita la maestra, alterada por los acontecimientos (más por lo que imaginaba que por lo que realmente sucedió) aplico serias medidas correctivas a los alumnos participes en la boda:

1. º.- Les hizo escribir más de cien veces a cada uno frase recordatoria de lo llevado a cabo para que no se volviese a repetir.

2. .º- Ponerse de pie con los brazos en cruz sujetando un libro en cada mano.

3. .º- Tortura psíquica pues relataba los peligros que entraña la celebración del matrimonio por cuanto que podría haberse consumado por los contrayentes (algo que en ningún momento paso por la mente de los mismos).

Las vueltas que da la vida nos lleva al día de hoy a invertir los papeles y el novio se hizo cura ¿Tendría algo que ver la experiencia infantil?

Ludi Mendez

Yo, yo misma y Cachule

Todo empezó un verano, corría el año 95. Todos nos disponíamos a pasar el mejor verano infantil de nuestra vida. Al principio todo marchaba bien bicis, agua, sol …tipical verano azuleixon…cuando de pronto empecé a sentirme perseguida, alguien intentaba subirse a los contendores de basura para poder trepar por mi balcón o quizás verme entre cortina y cortina, no peinarme no eso sólo sale en los villancicos, sinó poder ver como una niña inocente se ponía el pijama para poder ir a soñar con los angelitos. Aquella sensación iba haciéndose más real día a día, mis amigos ya me habían advertido del peligro que estaba corriendo una niña de capital con buenos modales desafiando a uno de los miembros de la familia Cachule;no. de allí no podía salir nada bueno…Pues bién os contaré lo que ocurrió cuando descubrí quién era o quería ser mi sombra.

Fue en una tarde de este verano que ya he descrito más arriba, en los soleados y pedregosos Barriales, en un arranque de melancolía me dispuse a sentarme en uno de los pilares del puente a tomar un rato el sol y tirar piedrecitas al rio…de pronto un jolgorio de voces se escuchaba a lo alto pero nisiquiera me dió por mirar ya que mi melancolía era mucho más atrayente… por unos momentos el jolgorio cesó para dar paso de nuevo al ruido del agua que tanto me relajaba,agua, sí ese líquido incoloro inodoro e insipido…todo estaba tranquilo de nuevo… hasta que algo caliente empezó a caer desde mi cabeza para bañar así todo mi cuerpo, sí era un líquido pero no inodoro incoloro ni insipido más bien tenía un matiz amarillento, con un olor característico y sobretodo con un sabor que sabe a todo menos a insipido… y claro está, calentito calentito…¿Qué podría ser? pues no habéis pensado mal no…mi querido amigo el Cachulin no tubo otra idea con la cual derramar sus fluidos sobre mí que bañarme enterita con sus líquidos orinosos…nunca olvidaré aquella tarde, por supuesto espero que Edu nunca olvide mi persecución con un palo para arrearle en la cabeza y por supuesto que tampoco olvide que aún me debe un bote de Pantene Pro V !!!!! Menos mal que fue mi mejor verano que si no jeje.

Rebeka

La patrulla X

Todo estaba previsto. Teníamos el Lugar; discreto para ser Torneros, “casi” fuera del alcance del enemigo. La Escusa; el cumpleaños de un camarada, que aquel año de finales de los ochenta, coincidía con Semana Santa. El Tema; acarreado por la todavía hoy utilizada “ruta del alcohol” y que consistía en una de vodka perrillero para mezclar con kiwi y el pipermín con la leche que hacían la siempre dudosa “vaca verde”.¡¡QUÉ VERDOR!! El menú lo completaba el pacharán, puesto que la cerveza se nos había olvidado. Este insignificante dato hizo que la historia pasara a la posteridad.

Como grupo organizado que éramos no faltaron voluntarios para proceder a su búsqueda. La “Operación cerveza” iba bien hasta que de regreso les entro la sed y se la chuparon, con tan mala suerte que al deshacerse de la botella, ésta que era de Terry se quedó enredada en la mano del lanzador y fue a parar contra una casa del enemigo, rompiendo una persiana. Todo había transcurrido con normalidad hasta que el enemigo se enteró del daño causado pidió refuerzos a Nogarejas. La noche se tornaba como la ferraña. En nuestro territorio la gente era ajena a todo esto. El líquido elemento corría a espuertas. La nicotina era también una sustancia habitual. Hubo quien logró combinar ambas, ingiriendo a roda y fumando más de diez cigarros a la vez. Así iba la cosa cuando llegaron los supervivientes de la “Operación cerveza” con malas noticias. Había que actuar con rapidez.

Teníamos una baja importante, un compañero estaba con la etílica cristo. Raudos y veloces una camarada y yo, herido con puntos en un dedo, nos dispusimos a acondicionar el campamento y borrar huellas. Todo empeoraba por momentos, el convaleciente echaba líquido verde por la boca; todavía hoy no nos lo explicamos. Nada podía ir peor. Si, si podía, de repente llaman a la puerta. Eran dos altos cargos del enemigo. Estábamos atrapados. Pedimos la contraseña para ganar tiempo mientras un compañero levanta de la camilla y sienta en un bolo de madera al intoxicado. Le empieza a contar no sé qué de un partido del Madrid. Este brusco gesto le remueve el estómago y hace salir pitando para vomitar a la puerta del campamento justo delante del enemigo a modo de bienvenida.

Era la única prueba implicatoria puesto que los restos de la celebración estaban a salvo. El enemigo nos insta a abandonar el campamento, lo que hacemos gustosos temiendo la magnitud de las represalias. Así que cada mochuelo a su olivo.

La operación había sido descubierta pero no finiquitada. Teníamos pendientes algunas pruebas que podrían inculparnos más, incluso a colaboradores mercenarios con los que tratamos la noche de los hechos.

Al día siguiente, a primera hora, se haría efectiva la destrucción. Un grupo reunido a tal fin tomo las pruebas restantes y las destruyó en un local público abandonado años atrás. Esta última parte de la operación no fue falta de interés y al dirigirnos a eliminarlas los refuerzos de Nogarejas hicieron un último peinado poniéndonos nerviosos. Al final no pasó nada con los de verde pero los colaboradores fueron interrogados, pero astutos como el zorro, salieron airosos del envite.

Este día pasará a la posteridad como otros, pero aquella S.Santa del 87 u 88 estará en la memoria de los que allí estuvimos. Justo el día anterior había habido otra operación (también abortada) en un solar que hoy ocupa una bonita casa, pero eso s otra historia de la llamada “Patrulla X”. (cierto es que el nombre me resultaba desconocido hasta hace bien poco, yo me confieso activista de pandillas infantiles como fueron Pitón o Cobra, pero lo importante no son los nombres sino los hechos).

Iván Teruelo

Turnireses e Internet

¡Ele mi pueblo! El 24 de febrero de 2003 mi amiga Dori acababa de pasarme un artículo hoy en el periódico “El Norte de Castilla” su título “una villa leonesa recoge firmas contra una web que difunde su origen árabe”.

Con enojo y tono burlón, así acogieron los vecinos de Torneros, la noticia según dice Jose Manuel López, el periodista que firma el artículo, y que también añade: que después de la recogida de firmas, el ayuntamiento de Castrocontrigo, ha retirado la web y pedido disculpas a los vecinos. Pero ¿porqué lo habrá echo? desde mi punto de vista, debería aclarar y difundir la fuente histórica de donde tomo la noticia, para que cualquier persona que tenga interes, pueda comprobar que efectivamente, esta forma parte de la historia. Y mucho me temo que esa web fuera tomada de “la historia inédita del ayuntamiento de Castrocontrigo” escrita por D. Antonio Justel.

Personalmente no tengo nada en contra de los Arabes, ni contra la forma y color de mi rostro, provenga o no de Arabia.

Pero no dejo de reconocer que en los escritos de ese señor, hay cuando menos cosas muy chocantes, por ejemplo: los de Torneros conservamos caracteres árabes en el color de la piel, en el lenguaje y en la forma de nuestros rostros, y yo me pregunto, ¿qué pasó con los árabes de Castrocontrigo? ¿acaso los descendientes del jefe musulmán Muza no tubieron familia? según el mismo escrito a partir del 753 estos se convirtieron al catolicismo y se quedaron a vivir en Castro.

Este mismo señor, nos dice que según la leyenda de D. Gaspar Nuñez, “el peine de oro”, la leyenda de la hermosísima mora cargada de joyas que peinaba al sol su larga cabellera azabache con peines de oro, pertenece a Castro. Lo curioso de todo esto es que esta leyenda se la adjudican cientos de pueblos como sucedida en su territorio.

Torneros también tiene historias o leyendas árabes y tambien se dice donde vivían los que escaparon del Apostol Santiago hace más de 2.000 años, pero no he podido comprobar ninguna, así que si alguien reconoce la verdadera “memoria histórica de Torneros” que por favor se lo haga saber, porque a mi mi abuelo me conto historias fabulosas que me encantarían que fueran ciertas.

También es chochante el origen de los pueblos de la Valdería, sobre todo si tenemos en cuenta que la proximidad de unos con otros son apenas unos kilómetros.

La Valdería fue repoblada por… emigrantes vizcainos, por pastores transhumantes, por nobles caballeros y como no por ¡Arabes!

¡Muy bien caballero! pero la próxima vez no olvide poner la cita histórica de donde lo copio para que podamos comprobarlo.

He paseado por varios paises con mucho orgullo, el nombre de España, de León, y el de Torneros, y os aseguro que nadie me confundío jamás con una “mora” y la verdad es que a mi no me importaría nada que esos fueran mis orígenes si efectivamente puediera comprobarlo.

Amelia Méndez

La matanza

Comenzaremos con algún refrán: ¡Por San Martin, currín, currín! ó ¡A todo cerdo le llega su San Martín! Y efectivamente así era. Pasado el 11 de noviembre en cada casa del pueblo, se hacían las matanzas, si tenemos en cuenta, que me remito a los recuerdos de mi infancia, y añadimos que vivía en un pueblecito de montaña leones, la matanza se hacía imprescindible para la supervivencia de los duros inviernos que nos tocaba vivir.

Un par de días antes se visitaban los gallineros donde con mucho humor se comentaba entre los gallos el siguiente diálogo: ¡huespedes hay! decía el primero ¿quién caerá? se preguntaba el más joven del corral seguro de sí mismo, al que le respondía el más viejo: triste de mí y casi siempre acertaba.

Al mismo tiempo, se ponían a remojo… pata de cerdo, oreja, rabo, huesos de jamón, algún trozo de costilla y por supuesto los garbanzos. Con todo eso, un buen pote y buena lumbre se conseguían unos cocidos excelentes.

Paralelamente a estos preparativos, nosotros, los más pequeños, haciamos nuestras pesquisas para averiguar si en la misma fecha había más matanzas que la nuestra, para poder salir juntos de ronda por la noche.

Buscábamos y vaciábamos los nabos más grandes de la vega, se le hacían los ojos, la nariz y la boca, cuanto más grandes fueran los dientes mejor, poníamos una vela dentro y la encendíamos para diversión de unos y susto de otros.

Y por fín estaba todo listo para el acontecimiento, a primera hora de la mañana, aparecía toda la familia, los hombres con cuchillo y paja, las mujeres, con sus mandiles, sus tijeras y embudos.

En la cocina, había una lumbre fuera de lo normal, rodeada de potes con comida, y colgada de las bergancias un enorme caldero con agua hirviendo todo el día.

Se bebía aguardiente, se comían pastas y dulces y se procedía al sangrado de los cerdos, una mujer sujetaba siempre el caldero, para recoger la sangre que posteriormente se convertiría en morcilllas, mientras tanto, otra removía constantemente para que no se coagulara.

Todo esto hoy me da un poco de repelus, pero entonces era tan normal y necesario que nunca sentí lo que ahora al recordarlo.

La tarea continuaba, se tapaba el cerdo con pajas y se chamuscaba, luego se lavaba bien, se abría, se le sacaban los mantos, se salaban y se embolvían dándole forma redonda y luego se curaban, es el famoso “unto” con el que se hacen en invierno las sopas de ajo.

El paso siguiente era muy esperado por los chicos, los hombres le entregaban la vegiga que era inflada hasta que se secaba y con aquellos jugarían posteriormente durante un tiempo al balón…

Abierto el cerdo y con las tripas en la artesa, las mujeres se encaminaban a labarlas en los arrollos mas cercanos, tarea bastante dura, pues el “cañal, la margosal-ensosa y debajo de los huertos” que eran los arrollos preferidos en esa época casi siempre estaban helados, aún así era un trabajo que había que realizar ese día porque las tripas de plástico llegaron a torneros bastantes años más tarde.

A las mujeres mallores que no iban al arrollo mientras tanto guisaban los riñones y calentaban vino al que añadían azucar y miel que reconfortaba a las mujeres del frio que habían pasado en el arrollo.

Por la tarde los niños ibamos repartiendo un trozo de hígado con manteca por las casas de los mas allegados, vecinos y amigos.

Las mujeres se afanaban en hacer morcillas, los hombres echaban una partida y charlaban hasta la cena, a nosotras no nos apetecía la comida pues estabamos atiborradas de todo el día y además a esa hora solo pensabamos en la ronda.

Cogíamos nuestros nabos encendidos, unos palos y unas latas y a armar la “bulla” por todo el pueblo, los más mayores además de vez en cuando volvaban algún carro, atravesaban vigas en la carretera, o tiraban piedras a los balcones eso si con mucho cuidado de no romper ningún cristal, se trataba de divertirse tomándose algunas licencias pero no debían llevar consigo pérdidas económicas y como todo el pueblo lo hacía normalmente, nadie se enfadaba, después de todo, la ronda consistía en hacer ruido, cantar mucho, y preparar alguna que otra travesura, por eso nos juntabamos todos los que mataban el mismo día, para salir en ronda.

Al día siguiente se desarmaban los cerdos, la lumbre seguía tan inmensa como el día anterior, así que en cuanto los hombres sacaban las primeras piezas de magro, se asaban en las brasas unos trozos que te sabían a gloria. Ese día no colgaba nada de las bagancias, en cambio, en el centro de la lumbre había unos enormes estrebenes, y sobre ellas una gran cazuela de pereruela, con el gallo viejo dentro.

A esas horas ya todos teníamos trabajo, colgadas de los cuernos del ciervo había muchas piezas de carne y alrededor tres o cuatro personas con cuchillos y tijeras se afanaban en cortarla finamente para chorizos…

Cuando estaba adobada, se llenaban los “fusos”, se asaban en las brasas y se provaban las chichas, era un placer que se repetía varias veces, hasta conseguir el punto exacto de sal y pimienta.

Si todo estaba en su punto se procedía a “enchorizar” por supuesto cada uno con su embudo, todo se hacía manualmente, las máquinas de picar y embutir no existían en mi pueblo hace 50 años.

Al terminar de embutir los chorizos se hacían las “androllas” que eran típicas de la zona, y que Luís del Olmo ha contribuido a hacer famosas en toda España, aunque el por su zona le llama “botillo del bierzo” pero en la mía serán “androllas” para que iba a servir sino el vocabulario “Turnires”.

Amelia Méndez

Mi primer viaje a Torneros de la Valdería

MI PRIMER VIAJE A TORNEROS DE LA VALDERÍA Soy hija y también esposa de personas nacidas en Torneros, toda mi vida soñé con conocer el Piñego Redondo, la calle de arriba, la Culaguina, el río Eria, la calle abajo, la Culagona, porque mi padre Pedro Ferreras De Luis me contó muchas historias de ese lugar… su lugar… mi lugar….

Por fin llegó mi día,conocería no sólo el pueblo de mi padre sino también el de mi marido, ya que me casé con un hijo de Torneros, Joaquín Carrero Blanco.

Viajamos con nuestros pequeños hijos , el 19 de abril de 1979, ¡qué viaje lleno de ilusiones!…, pleno de expectativas.

Llegué desde la Argentina a Madrid, ahí conocí a mis cuñados Paco y Dictina y la pequeña Natalia, ( Paqui estaba aún en el vientre de su madre), que nos recibieron con gran amor. Unos días más tarde viajamos a Torneros.

Conocí a mi suegra Anatolia, a mis otros cuñados Honorino, Inés y a su hija Sofía, también conocí a mis tíos Ramona y Santiago y todos mis primas y sus respectivas familias, todos nos recibían con alegría, con cariño, erámos bienvenidos, disfrutamos ese encuentro con los nuestros, con nuestras raíces..

Nos instalamos con los niños en la casa de Dictina Y Paco, frente a la plaza, mis pequeños hijos Pablo de tres añitos y Jano de dos años, jugaban todo el día correteando por las pintorescas calles de este hermoso pueblito de montaña, acompañados por los niños del lugar, y como correteaban por todos lados ensuciaban su ropita… que decidí lavar en la casa en la que me hospedaba, justo en ese momento de gran lavado llegó a visitarme mi tía Ramona, con quien había entablado una hermosa relación, ella viéndome tan atareada me indicó que enjuagara la ropa en el agua abundante de la fuente, que por otro lado estaba frente a mi nueva casa.

Ella me acompañó hasta la fuente y me pidió que esperara un momento, yo apurada metí la ropa enjabonada en la fuente, cosa que creí natural para enjuagarla.

Cuando estaba en plena tarea, apareció un pastor con sus vacas que venían a beber agua fresca en la fuente, que debido a mi ignorancia estaba llena de jabón…, y las vacas olían el agua y se retiraban sin beberla, y en ese momento escuché una fuerte voz que gritaba: pero ¡Amrericana , americana… que has hecho! , yo atónita lo miraba sin comprender su reclamo, hasta que apareció mi salvadora, mi tía Ramona, indicándome que ahí no se enjuagaba la ropa sino en un fuentón que ella había ido a buscar a su casa …. todos se rieron de mi falta de experiencia … tuvimos que limpiar la fuente … y las vacas contentas bebieron el agua…

Después de 22 años volví con mi marido a Torneros, no estaba la fuente en el medio de la placita…, esta vez no llevaba niños…, ya son hombres, yo les cuento la historia y la disfrutan conmigo…¡qué hermoso lugar!, ahí están mis raíces…parte de mi familia , y amigos que han quedado esperando nuestro regreso… y a los que recuerdo con gran amor.

Norma Ferreras de Carrero

Historia de ramos y logas

Hablando con las personas que lo conocieron y vivieron si no todo al menos en parte y tuvieron la amabilidad de contárnoslo, sabemos que hace unos cuantos años a pesar de la pobreza en que vivían, las gentes del pueblo de Torneros de la Valdería ,se llevaban muy bien y trabajaban por mantener las tradiciones y actos culturales.

Entre estos actos culturales, podemos mencionar las obras de teatro representadas por los vecinos del pueblo, después de ensayar y ensayar, en el tiempo que les quedaba libre, después de venir bien cansados del campo.

Y otra de las tradiciones era que por promesa u ofrenda al Apóstol San Pedro (devoción muy arraigada en Torneros) se ofrecían a pagar la función religiosa que consistía en tener el rezo de vísperas el día antes de la fiesta de San Pedro por la tarde y la misa mayor el día de dicha fiesta en la que solían llevar unos Ramos de rosquillas colocadas en un aparato de madera apropiado para ello y adornado con bonitas cintas de colores, mantones de manila y lo mejor que se les ocurría de forma que quedara lo mas bello y atractivo posible.

Estos Ramos eran llevados por mozas jóvenes a la iglesia y al entrar iban cantando lo que llamaban el Ramo que consistía en unas largas canciones apropiadas para el momento. Estas canciones eran compuestas o discurridas por gentes del pueblo. Entre las personas que componían o escribían estos Ramos, hemos tenido la suerte de conocer y oír algunos versos de sus labios a la que le llamábamos Tía Peregrina una señora a quién se le daba muy bien componer estos versos y que hoy por desgracia ya no está entre nosotros.

Siempre he lamentado que estas canciones tan bellas que ella recitaba se perdieran; no sé si acaso sus hijos las tendrán copiadas y si así fuera les agradeceríamos nos las facilitasen para que no se perdieran en el olvido por que debían de ser muchas y es una lástima.

Otra cosa que hacían eran las Logas que eran unos versos que recitaba un joven o un señor que acompañaba a las mozas del Ramo y que recitaba antes de que ellas entraran en el templo y a continuación entraban ellas cantando el Ramo.

Acto seguido se celebraba la Misa Solemne y la Procesión en la que supongo irían las mozas con el bonito traje típico leonés delante de la imagen de San Pedro dándole todo esto una mayor solemnidad a la fiesta.

Una vez terminados los actos religiosos hacían unos estupendos bailes de jotas en la Plaza en los que participaban todos los vecinos y de los que solía ser el alma que los alegraba una señora que hoy ya no está con nosotros y se llamaba Guadalupe y que era una verdadera artista tocando la pandereta.

Después se iba a comer volviendo por la tarde a solazarse en el baile con gran alegría.

A continuación ponemos una Loga que llegó hasta nuestros días gracias a la gentileza y memoria de Antonio Morán de Luís (Cachule) y que la recitó él en el año 1944:

Licencia pido Señor
para entrar en vuestro templo
donde está el Caliz bendito
y el Divino Sacramento

Pidiendo por nuestras almas
y también por nuestros cuerpos
y también por nuestra España
la libreis de hombres perversos

Cuando en esta Cruz Sagrada
nos dijo que nos amemos
y los ricos a los pobres
nos tratan como un desprecio

Hay libertinos que dicen
dejadme a mí de esos cuentos
a misa que valla el cura
y esas beatas del pueblo

A mí eso no me hace falta
lo que yo quiero es dinero
comer bién y pasear
diversión al mismo tiempo

¿Que piensas tu pecador
que tu has de ser en muriendo?
¿piensas que has de descansar?
de al revés te saldrá el premio

Y si vas al Infierno
!Ay! te darán por comida
y por descanso de vida
un fuego por siempre eterno

!Oh! pensemos en la muerte
que muy cerca la tendremos
que nuestra vida es muy corta
eso ya lo estamos viendo

Porque no hay cosa mas triste
que una honda sepultura
alli se acaba el dinero
el orgullo y la hermosura

Por que no sabemos cuando será
el nuestro fallecimiento
si será hoy o mañana
o en este mismo momento

Y la muerte no repara
que seámos niños o ancianos
vendrá y nos cortará el hilo
sin tener nigún reparo

!Ay! Aquel día final
!Oh! que día tan tremendo
cuando Diós nos llame a cuentas
cuán temblarán nuestros cuerpos

Y nuestra pobrecita alma
¿en que apoyo la tendremos?
si a la derecha o izquierda
nosotros no lo sabemos

Cuando Diós abra aquel Libro
y nos tome nuestras cuentas
delante de todo el mundo
que será nuestra vergüenza

Cuando nos diga: Malditos
separaros de mi vera
derechos vais al Infierno
todos a mi mano izquierda

Solo perdono esas almas
que en mundo fueron buenas
que noche y día sufrieron
tantos dolores y afrentas

Adiós Apostol San Pedro
desde aquí me doy la vuelta
a buscar unas doncellas
que me han quedado a la puerta

Entrad doncellas entrad
con amor y sin recelo
a cantar las alabanzas
al Gran A póstol San Pedro
que hoy como es día de su Fiesta
lo tendremos bién contento

Pido a todos los presentes
que perdonen las mis faltas
que como soy un chaval
algún talento me falta

Echadnos la bendición
Oh señor cura del pueblo
nosotros la recibimos
de rodillas en el suelo.

Este Ramo que hoy sale a la luz después de muchos años se lo debemos y agradecemos a la gentileza de Eumenia Rodríguez Méndez:

Ramo al Apóstol San Pedro

Licencia Señor pedimos
para entrar en vuestro templo
donde está el Rey de la Gloria
y el Divino Sacramento.

Encerrado entre cristales
en traje de prisionero
acompañado del Padre
y los Ángeles del Cielo.

También se encuentra a su lado
el Penitente San Pedro
quién recibió del Señor
las llaves del Reino Eterno.

Delante de Vos estamos
Soberano Dios inmenso
a ofreceros el amor
de nuestro corazón tierno.

Para adoraros con fe
con reverencia y respeto
desde el trono del Señor
colmo de nuestro deseo.

Desde el trono del Señor
donde estáis por nuestro bien
con humildad os pedimos
que por nosotros roguéis.

Que roguéis por nuestras almas
y también por nuestros cuerpos
por nuestra España querida
que se encuentra pereciendo.

Las gentes enloquecidas
y ciegas por la pasión
marchan por sendas perdidas
olvidándose de Dios.

Vemos muertes repentinas
y morir sin Sacramentos
de nada nos asustamos
y a nada tenemos miedo.

Por que faltando el amor
y el temor al Dios Eterno
solo piensa el corazón
en rendirse al Dios dinero.

¿Y que será de nosotros?
delante del Juez Supremo
cuando nos ponga delante
tantas culpas que tenemos.

Allí ni padres ni hermanos
nadie nos dará el consuelo
nada mas las buenas obras
que cada uno llevemos.

Si son buenas que alegría
si malas que desconsuelo
pongamos de intercesor
al gran Apóstol San Pedro.

Y al Arcángel San Miguel
que alivie el alma en el peso
y nos dé la Gloria eterna
aunque no la merecemos.

Cuando en procesión triunfante
te llevemos por el pueblo
bendice nuestros hogares
y que seamos de tu Reino.

Los que han dado la limosna
para este Ramo de cera
el Señor los premiará
en los Cielos y en la tierra.

Y a todos nuestros vecinos
pedimos con humildad
que perdonen nuestras faltas
que es obra de caridad.

Los señores sacerdotes
que están de acompañamiento
de las puertas celestiales
también los hará herederos.

Echadnos la bendición
desde el Cielo Padre Eterno
nosotros la recibimos
de rodillas en el templo.

Y ahora todos unidos
los vecinos de Torneros
decimos con devoción
¡Viva el Apóstol San Pedro!

Manuel Garcia (Langreo - Asturias)

Tarjeta postal de 1.939

El Emboriaco de San Miguel y la Monja

El siguiente relato me lo contaron en su día tan real como la vida misma y sucedió tres o cuatro generaciones atrás.

Torneros de la Valdería era un pueblo eminentemente agrícola y ganadero, en él se encuentra el campo de San Miguel y allí hay un lugar muy especial , el hoy llamado Emboriaco de San Miguel donde hace apenas un siglo se encontraba un convento de monjas y donde hoy en día te puedes encontrar fácilmente con vestigios como trozos de pucheros, tejas, fuentes y porcelana pintada, lo sé porque a veces acompañaba a mi madre a trabajar y de vez en cuando salían a la superficie detrás del arado dichos trozos de haber sabido lo que sé hoy igual había podido restaurar algún objeto pero de adulta no he vuelto por el lugar aunque cada vez que voy al pueblo y paso por la carretera siempre me acuerdo de esta historia.

Un día a un miembro de la familia apodada (Los Divinos) se le ocurrió que teniendo una tierra junto al emboriaco podría arañarle a este unos metros para convertirlos en tierra de cultivo, cogió una azada al hombro y se fue para San Miguel cavó y cavó hasta que se encontró con una tela ,sorprendido siguió quitando piedras cada vez con más cuidado hasta descubrir por completo el cadáver de una monja que estaba incorrupto y limpio como si hubiera fallecido el día anterior.(El Divino) con los ojos desorbitados no daba crédito a lo que había descubierto pues el convento hacía ya muchos años que había desaparecido. Sorprendido y asustado no dejó de correr hasta el pueblo y sin aliento fue a casa del cura a contarle lo sucedido, el pobre cura no salía de su asombro y se marchó con él a comprobarlo. En todo el camino no articuló palabra alguna aunque iba preocupado y pensativo; Al llegar allí se arrodilló junto a la monja y rezó durante un buen rato, luego dijo al Divino: mira si damos cuenta de esto Torneros no tiene dinero para llevar la monja a los altares y si la lleva Castro ellos querrán que todo San Miguel sea suyo así que lo que hay que hacer es lo siguiente: si has quitado dos carros de piedras de encima ahora le vamos a echar cuatro y que los de los alrededores no se enteren de lo que hay aquí porque os quitarían esas tierras y a los labradores os hacen mucha falta.

Mis abuelos tenían allí mismo un huerto y años más tarde ya casi olvidada la historia un día siendo mi madre (Amelia) una adolescente se fue con mi abuelo Agustín a quitar los arbustos y maleza que crecía en las esquinas donde las vacas no llegaban con los arados porque había una pared y al cavar en una esquina se encontró perfectamente tapado con una losa un puchero de Pereruela y estaba intacto como la monja y a raíz de esto por el pueblo se decía que mis abuelos se habían hecho ricos con el puchero de las monjas que estaba lleno de oro pero lo cierto es que mi madre nos aseguró que estaba vacío y aunque cavó bien los alrededores no encontró otra cosa que no fueran cacharros rotos.

Como me la contaron os la he narrado y aunque la monja sólo la vieron el cura y el Divino a mí me gustaría que algún día alguien le diera unas vueltas al Emboriaco haber si la monja sigue intacta o se ha convertido en polvo como el resto de los mortales.

Me contaron muchas historias y muy interesantes cuando era niña sobre Torneros pero esta y la del estudiante y Peña Negra fueron las que más me impactaron por eso he querido compartirlas con vosotros a través de Internet y felicito al inventor de esta página.

Las minas de oro romanas en el Torneros de los Astures


En la última mitad del siglo I a. de C., tras casi dos siglos de conquista, aún quedaban en la Hispania Romana dos pueblos sin dominar, los Astures y los Cántabros. A los habitantes de las zonas ribereñas del río Astura (el actual Esla), los romanos les denominaron Astures, aunque no fuese una tribu homogénea, sino formada por Brigaecinos, Bedunienses, Lugones, Tíbulos,etc., pero que mantenían bastantes similitudes entre si. Habitaban un territorio que coincidía con la mayor parte de lo que hoy son las provincias de Asturias y León, así como parte de Zamora, algún sector de Orense y la región portuguesa de Tras os Montes. Llamaron Astures Tansmontanos a los del norte de la cordillera Cantábrica, y Astures Cismontanos o Augustanos a los de la Meseta, con una población total de 240.000 individuos libres según el escritor romano Plinio.

Esta región constituía el distrito de Asturia (Conventus Asturum), con capital en Aturica Augusta (Astorga), adscrita a la provincia Tarraconense; y con el tiempo Asturia se convertiría en una pieza clave del Imperio Romano.

Esta situación de resistencia dentro de los límites del Imperio, le era políticamente muy negativa al nuevo régimen instaurado por Augusto, primer emperador tras la República, por lo que decidió acabar con esta situación, y en persona. Hoy en día la mayoría de investigadores e historiadores coinciden en que ésta fue la causa de la conquista de este territorio y no el oro, que fue una consecuencia posterior, ya que no se sabía el verdadero potencial aurífero de la zona. Y así lo relataba el escritor romano Orosio: ”… siendo cónsules el emperador Augusto por sexta vez y Marco Agrippa por segunda vez, entendiendo que a poca cosa se reduciría lo hecho en Hispania si permitía que los cántabros y astures, los dos pueblos más fuertes de Hispania, se portasen a su albedrío, abrió las puertas del templo de Jano y salió en persona con su ejército hacia Hispania. ” (Orosio, Historiarum…,VI).

De esta forma el emperador utiliza una nueva estrategia militar que consiste en alejar al ejército de la esfera política de Roma, ya que entre los años 29 y 19 a. de C. Augusto llega a concentrar en el noroeste de Hispania entre siete y ocho legiones. Cada legión romana estaba formada por 6.000 hombres, y dividida en 10 cohortes.

Pero antes conozcamos algo de quienes eran y como vivían los antiguos moradores de estas tierras: nuestros antepasados.

Los astures vivían en castros, que eran recintos de cabañas defendidas por un muro. Este tipo de cabañas todavía se pueden ver en nuestros días, para uso ganadero, que son los teitos o payozas, y que se encuentran en el concejo de Somiedo (Asturias) y en los Ancares (León). Eran grupos autosuficientes que no dependían de las relaciones con otros castros. La imagen de la derecha, que es la portada de un disco del grupo de música folk Igües Brenga Astur, nos sirve muy bien para hacernos una idea de cómo sería el interior de un castro.

Castro de Corporales. Los castros transmontanos se diferenciaban en el tamaño de los de la meseta, éstos últimos eran de mayor tamaño, llegando a formar alguna ciudad de cierta importancia como Lancia (Villasabariego, León), que fue la más importante de los astures.

Estrabón escribió:”Todos los montañeses son austeros, beben normalmente agua, duermen en el suelo y dejan que el cabello les llegue muy abajo, como mujeres, pero luchan ciñéndose la frente con una banda.(…)Todos los hombres visten de negro, sayos la mayoría, con los que se acuestan también sobre jergones de paja. Utilizan vasos de madera, igual que los celtas. Las mujeres van con vestidos y trajes floreados.(…)Pero su ferocidad y salvajismo no se deben sólo al andar guerreando, sino también a lo apartado de su situación; pues tanto la travesía por mar como los caminos para llegar a ellos son largos, y debido a la dificultad en las comunicaciones han perdido la sociabilidad y los sentimientos humanitarios(…).(Sus mujeres)Frecuentemente incluso dan a luz en las tierras de labor, y lavan al niño y lo envuelven en pañales agachándose junto al arroyo. (Estrabón , III). Parece ser que practicaban el suicidio colectivo ante la derrota en las batallas para no ser esclavizados, mediante envenenamiento, fuego o acuchillamientos; hecho que quizás haya influido en su posterior forma de vida dentro del Imperio Romano.

La contienda con los romanos comenzó el 26-25 a. de C.,sometiendo a los Astures Augustanos en el 22 a. de C., y Marco Agrippa en el 19 a. de C. tras las Guerras Cántabras sometería a los Astures Transmontanos y los Cántabros, completando así la conquista de toda la península. A lo largo de estos años y posteriores fueron constantes las batallas y escaramuzas. La principal batalla en la Meseta ocurrió muy cerca de Torneros.

Las legiones que participaron en la campaña de Augusto fueron: I Augusta, II Augusta, IIII Macedonica, V Alaude, VI Victrix, IX Hispana, X Gemina, y probablemente la XX Valeria Victrix. Tras el final de conquista, la mayoría de las tropas fueron destinadas a otras zonas limítrofes del imperio, siendo las encargadas del control de Asturia en los años sucesivos la X Gemina, VII Gemina, así como las unidades : el Ala II Flavia Civium Romanorum , la Cohors IIII Gallorum y el Ala Parthorum. ( Ala = jinetes ; Cohors = infantería ).

La X Gemina aparte de su ubicación en Asturica Augusta, estuvo acantonada durante dos décadas en Rosinos de Vidriales, el Ala II Flavia hasta mediados del siglo III d. de C. y la Cohors IIII Gallorum hasta el 54 d. de C. También tuvieron campamentos secundarios en Castrocalbón, Soto de la Vega, y en el recinto (castella) de Valdemeda (Manzaneda) en plena zona de explotación aurífera.

El escritor romano Floro contó así los hechos del 26-25 a. de C.:”Por este tiempo los astures descendieron con un gran ejército de sus nevadas montañas. Y no era a ciegas que aquellos bárbaros emprendían este ataque, sino que poniendo su campamento junto al río Esla, dividiendo el ejército en tres columnas, se preparan para atacar al mismo tiempo los tres campamentos romanos. Y hubiera habido una lucha dudosa y cruenta y con pérdidas iguales para los dos bandos, viniendo con tantas fuerzas, tan súbitamente y con un plan tan estudiado, de no ser por la traición de los brigaecinos (pobladores del norte de Zamora), quienes avisaron a Carisio, y éste acudió con su ejército. Consideróse una victoria haber desbaratado estos planes, aunque así y todo no fue una lucha incruenta. La poderosa ciudad de Lancia acogió los restos del ejército en derrota, y luchóse en ella tan encarnizadamente que cuando tomada la ciudad los soldados reclamaban que se le pegase fuego, a duras penas pudo conseguir el general que se la perdonase…”(Floro, Epitome Hist…,II).

Los romanos no tardaron en darse cuenta que los astures poseían una fabulosa orfebrería de oro, que ellos mismos extraían de los ríos mediante el sistema del bateo (con un plato).Con los conocimientos que poseían por la experiencia en la minería del oro en otras zonas del imperio, sabían que había tres tipos de yacimientos: terciarios, que son las pepitas en poca cantidad en los lechos de los ríos; secundarios, concentraciones de oro mayores tanto en ríos como en tierra pero ya más cercanos a los yacimientos primarios; y estos últimos donde el oro estaba unido a la roca (cuarzo normalmente). Por lo que se pasó de una explotación artesanal a lo que podríamos llamar industrial. El trabajo final sería siempre el mismo, lavar tierra y recoger el oro depositado. Tanto en los yacimientos primarios como secundarios (la cuenca del Eria era uno de ellos) la tierra la removían erosionando el terreno arrojando contra él grandes cantidades de agua que se hacía llegar mediante canalizaciones o se iba a buscar el mineral al interior de la tierra bien a base de galerías(fucaronas), o bien echando la montaña a bajo con el sistema que denominaban Ruina Montium, que consistía en minar la montaña con galerías y túneles con una sola entrada, para después hacer entrar agua en tromba y al comprimirse el aire producía una especie de explosión que derruía la montaña, y a continuación el arrastre y lavado de toda esa tierra. Se calcula que en el noroeste peninsular, hasta el final del Imperio Romano (siglo III d. de C.), se removieron 580 millones de metros cúbicos de tierra y se extrajeron 230 toneladas de oro, produciendo Asturia la mayoría.

Los astures pasaron a trabajar en la minería, en el mantenimiento de canales o en la producción agrícola y ganadera para abastecer tanto a trabajadores como al ejército romano. La población se redistribuyó a razón de la nueva situación; llegando también gentes de otras partes de la península. Según los investigadores la población de la cuenca del Eria aumentó en un 311%.

Hoy en día los historiadores afirman que los astures no fueron esclavizados, ya que por los restos arqueológicos se sabe que siguieron poseyendo armas, y además de poco hubiesen servido a los romanos ya que probablemente se suicidarían en cuanto pudiesen. Pero quizás no cobrasen dinero ya que la arqueología no ha encontrado signos de enriquecimiento en los castros. Por lo que suponen que trabajaron a cambio de protección militar, alimentos y los privilegios de los ciudadanos del Imperio, como por ejemplo, poder alistarse como soldados. Roma permitió seguir con las tradiciones culturales, artísticas y etnográficas, así como sus sistemas de habitat y unidades de parentesco.

El alistamiento en el ejército fue abundante, pasando a ser Asturia la principal fuente de reclutas del Imperio, y los apelativos de las unidades auxiliares de origen hispano destacadas a lo largo y ancho del Imperio confirma que la mayoría tiene un origen astur, desempeñando un importante papel militar.

Asturia pasó a ser una pieza clave en los destinos del Imperio Romano. El papel del ejército pasó de lo estrictamente militar, al mantenimiento del control de las zonas auríferas. Tal fue así que en momentos como la guerra civil de Roma donde el mapa era como un tablero de ajedrez en el que la colocación de las legiones era de extrema importancia, o la derrota en Germania, nunca hubo menos de dos o tres legiones en la zona, excepto en el periodo de Vespasiano que tras los traslados de tropas a Germania, sólo quedó durante algún tiempo en Hispania una legión, la VI Victrix, pero eso sí, acantonada en León, hasta el regreso de la VII Gemina. Incluso la campaña de la defensa de Bética (Andalucía) se encargó a la X Gemina.

”El oro astur debió de servir para comprar numerosas fidelidades militares y civiles en la carrera hacia el trono. En este sentido resulta muy significativo que sea Galba, gobernador de la provincia Tarraconense, donde se encuentran los ricos distritos auríferos astures, el primer pretendiente serio en levantarse contra Nerón,… “(La tierra de los astures, Fernández y Morillo, 1999)

Con lo que respecta a Torneros, en el mapa de yacimientos, que viene a coincidir en todos los estudios y publicaciones, y que más adelante se puede ver en su integridad, numeran los yacimientos con algún nombre algo deformado, pero la razón podría ser que los investigadores recorrieran los pueblos con los datos que poseían para darle el nombre actual de esos lugares, y dependiendo de quien se los diese (el cura, un guardia civil o un vecino de otro pueblo) puede haber alguna pequeña diferencia. Pero para nosotros nos sirve bastante bien. En el caso de Torneros todo los textos que consulté coinciden en lo mismo, y vienen así enumerados:

Cuenca del Eria (León) (Conventus Asturum)

ER-23 Las Madroñeras
ER-24 Peñón Redondo………. (que será Piñego Redondo, ya que está frente a Las Madroñeras)
ER-25 Murias-Los Tallares…..(figura como un único yacimiento)
ER-26 Arroyo Vadepinilla……..(a quienes consulté para esa zona dicen que hay unos hornos)
ER-27 Arroyo Valtomil…………(no le suena a nadie con los que hablé, quizás esté en territorio de Castrocontrigo, aunque en el mapa aparece cerquísima de los Vacuevos)
ER-28 Arroyo Valcuevo

Los yacimientos del 22 para atrás ya deben ser de Morla.

Y hasta aquí datos de historiadores e investigadores publicados, que al final citaré. He recogido las opiniones más recientes, ya que a lo largo de los últimos años han variado algunas teorías.

Pero yo quiero dejar algunas cuestiones en el aire:

- Al quedar confirmadas las minas de la parte de allá del río, podemos concluir que la pista que viene de Morla por el monte, Rodera Milluelo, tan perfecta desde el punto de vista topográfico, como decían algunos antiguos era una canalización de agua hacia los yacimientos.

- Para la zona de Llamas y en algún alto de esa sierra, así como en la zona de Cefregos, dicen que hay construcciones en piedra, ¿Qué es todo esto?.

- Y lo más importante, la monja de San Miguel. Dicen que quien la vió contó que era una monja con pelo, por lo que estaríamos hablando de algo medieval o posterior, pero mas arriba vimos como Estrabón decía que los astures vestían sayos negros y que llevaban el pelo largo como mujeres. Además los castros construidos durante la minería romana se situaban a no más de 600 metros de los yacimientos. De éste lugar a Los Tallares hay muy poca distancia.

- De la pota de oro vale más no hablar. Pero ¿ y si fuese verdad?, aunque sólo fuese la pota sin el oro. Voy a dar un dato, los astures en los momentos de guerra escondían el oro todo junto, incluso troceaban las piezas de orfebrería.

- Se han hallado yacimientos arqueológicos en sitios de los que no se tenía constancia escrita, por ejemplo en Luyuego en la Valduerna, y por el contrario han llegado a nuestros días muchos nombres de poblaciones que no se han podido identificar con su actual situación.

Personalmente opino que el hallazgo de restos arqueológicos sería muy beneficioso para el pueblo. La fotografía que aparece un poco más arriba, muestra piezas de orfebrería de oro halladas en uno de los yacimientos de Arrabalde (norte de Zamora). En las publicaciones sobre piezas arqueológicas de esta época aparecen infinidad de piezas encontradas en pueblos de la provincia de León: orfebrería, cerámica, espadas y picas de lanzas, mosaicos romanos, etc.

Son muchos datos los que apuntan a que en la zona de Torneros pudo haber bastante actividad; hay que tener en cuenta que es la última zona llana antes de comenzar el valle del Eria, sólo hay que pensar lo que sería transitar con carro de la Fervienza hacia arriba sin la carretera. Los romanos no embarcaban el oro en Gigia (Gijón) por el respeto que les imponía el Mare Tenebrosum (Cantábrico), y lo transportaban hasta Gades(Cádiz) para atravesar sólo su Mare Nostrum(Mediterráneo). Entonces, por Torneros tuvieron que pasar los transportes del oro de las minas de la parte alta del Eria, ¿y no sería también paso del oro de los riquísimos yacimientos de La Valduerna por el camino de Tabuyo, y luego hacia las calzadas que iban al sur, la Vía 17 (a Bracara Augusta-Braga) y la Vía 26 (a Caesar Augusta-Zaragoza, a enlazar con la Vía de la Plata a Emerita Augusta-Mérida)?

De todo lo que he leído para este trabajo, llego a la conclusión que no hay ningún lugar , a excepción de Astorga o León, donde halla tantos (posibles) restos arqueológicos en un mismo área. Por lo que soy de la opinión que, con el consenso de todo el pueblo, habría que comunicarlo a la Consejería correspondiente y a la Universidad. Y si ellos creen conveniente investigar, sería fabuloso, y si no, pues quedamos como estábamos.

Con la mitad de esto, los americanos harían media docena de películas y un parque temático.

Y esto es todo, espero que no os haya resultado un tostón.

BIBLIOGRAFÍA

La tierra de los astures. Nuevas perspectivas sobre la implantación romana en la antigua Asturia. Carmen Fernández O. y Angel Morillo C. 1999

Arqueología del oro Astur: Orfebrería y minería. A.Perea y F.J.Sánchez-Palencia. 1995

Astures. Asociación Astures. 1995

Exposición Astures. Pueblos y culturas en la frontera del Imperio Romano. Antiguo Instituto Gijón 1995

Exposición “ El oro de los Astures “. Colegiata de San Juan

Exposición “ El oro de los Astures “.
Colegiata de San Juan Bautista. (Palacio de Revillagigedo, Centro Internacional de Arte). Gijón
1995Francisco Javier García Morán (Cachona)
Enero de 2003, Langreo,
Asturias

ad